Seguidores

domingo, 17 de septiembre de 2017

Vida y tiempo.

Tiempo, que no perdona y mata; que no cura y no sana. Algo que se aprende como gaje del oficio, o como consecuencia del paso… de la vida. Esa que pasa, que pesa que pisa mientras uno se resigna. Aprender a tragar, asentir, aceptar. Y una mierda… aprender a callar, pero a callarles esas bocas ajenas que solo escupen bazofia; y romper esquemas. Simple, sencillo y fino como el borde del vinilo que reproduce bombo y caja de fondo. Sonando paralelo a nuestro mundo de ignorantes que no escuchan ni una letra protestante, que no leen ni un verso que proyecta la realidad que ven, pero que se niegan a observar. Caja tonta que os atrofia la cabeza, mundo inculto que se doblega a los pies de la realeza, putas y lujos que sacan de una parte del salario que el que curra no recibe. El individualismo va a matar al ser humano pero sigamos mirando nuestros pies que ya nos toparemos con los muros que delimitan a la patria de cada cual, ya que no somos personas sino españoles, franceses, húngaros, estadounidenses, mejicanos o sirios. Y ahora sonreírle a vuestra bandera y sentiros orgullosos que la vida pasa y pesa… y pisa y cuando estéis en la caja de la muerte ya será tarde para levantar el puño y luchar.

Y ya no hablemos del amor, si estamos en tiempos de odio. Amor líquido que decía Bauman y que generoso, si el toxicismo apesta en las nuevas generaciones. Si solo confío en el amor propio y también me lo destrozaron. Cortar alas, poner sogas y tirar para apretar, ahogar poco a poco. Supone escapar a tiempo o morir en el intento y después… a seguir la vida que pasa que pesa y que pisa, huyendo, por miedo a que te pisen, te pasen por encima y te pese toda la culpa cuando tú solo buscas querer y dar. Con una venda en los ojos y otra en la boca y los pies puesta por el otro. Y eso, que el tiempo corre pero no cura como decían, porque este cabrón discurre pero el daño nunca se esfuma y el miedo irradia con la rabia. Por mucho que la raja de un cuchillo cicatrice siempre dará escalofríos recordar como la hoja afilada atravesaba la piel. y por ello perder la fe en el mundo y ponerla en uno mismo, porque quererse es el pilar fundamental de una libertad que todo tu alrededor intentará arrebatarte. 

viernes, 18 de agosto de 2017

TERRORismo.

Existe una mínima probabilidad de encontrarse en la ubicación, lugar y escenario preciso de un atentado; una posibilidad entre miles de ser nuestro destino y no del de la persona de al lado de ser uno de los objetivos de la persecución con una furgoneta; y finalmente dos tercios de las circunstancias a darse sería salir con vida: herido, ileso. 
El miedo es relativo. La humanidad siente miedo por necesidad de protección pero el miedo debe llevar consigo la lucha; lucha por vencer el miedo y lucha por acabar con el peligro. Luchas consecutivas que conllevan la victoria. Si la madre de un niño nigeriano desistiera serían dos muertes, si el enfermo de cáncer se rindiera a la primera sería otra muerte y otra y otra... 
La unión hace la fuerza decían... por ello lo importante de la lucha en este caso será la unión, la unión y la rabia del mundo. 
España ha sido abatido...pero ha sido abatido después de Afganistán, Iraq, Siria, Nigeria, Pakistán, Líbano, Rusia, Turquía, Malí, Reino Unido, Grecia, Uganda, Bahrein, Nepal... No somos una nación, no somos la Unión Europea, no somos Europa. Somos un mundo dividido en dos: los terroristas y sus seguidores, y la masa en contra del terrorismo. Por ello pensar que somos religiones solo nos hará más daño, refugiarnos en los ataques a nuestro país o nuestro continente nos hará inhumanos y juzgar a todos los musulmanes y personas procedentes de musulmanes solo ayudará a los terroristas.
Todo es política, intereses y guerra. Formas de vida y envidia. Capitalismo y pecados. 
¿Dónde quedó la especie humana? Si nos dedicamos a querer echar a los principales afectados de esta guerra y ayudamos con armamento, munición, facilidades y acuerdos al enemigo...¿Dónde quedó? Si grabamos a heridos y muertos, nos quedamos a observar con morbo y nos unimos solo cuando el terror ha sucedido.

A todas las víctimas y heridos en el mundo por estos ataques y guerras. Soy atea, y una de las razones es porque las religiones incitan al enfrentamiento y la violencia. No debemos tener miedo, cada uno somos un destino y ninguno sabemos qué nos va a tocar vivir y cuándo nos va a tocar dejar de vivir.

sábado, 21 de enero de 2017

Mi país.

Macabro,
como el ligero roce del cañón en tu garganta
instantes antes del disparo,
así está el panorama.

¿A qué estamos esperando?
Si todo son mentiras,
todo manipulaciones,
Y nosotros, nosotros manipulados.

Necesidad de levantamiento,
necesidad de unión,
necesidad de abrir los ojos
ante toda esta opresión.

Solo hay que analizar
su estúpido sistema
si fardan de garantizar "pública" la escuela
y luego son ellos los que no saben ni hablar

Si uno te escupe a la cara
cuando intenta pronunciar
y es el mismo que dirige tu país
y al que han vuelto a votar.

Si desconoce la lengua
ya que aún no ha aprendido
cuál es el significado
de la palabra equidad.

O es que no sabe sumar
y cuando ha ido a repartir
dijo todo al uno por ciento
y los demás: -Sobrevivir.