Seguidores

sábado, 5 de diciembre de 2015

20-D

Es el caos creando guerra en mi cabeza;
Millones de desórdenes internos.
La causa de contrastes en mi ánimo
Y el deseo de resurgir de estos infiernos.

La estaca sigue clavada en mi espalda,
Con el nombre del traidor grabado a mano;
Con la astucia del que sabe que está  a salvo,
La clavó en un punto que mis brazos no alcanzan.

Y así, sabedores de los desconciertos,
Continúan con la argucia entre los dedos,
Convenciendo al ignorante con discursos
E ignorando al protestante por iluso.

Manipulación en la cabeza del asunto,
Su cara opuesta, sus habladurías y su discurso…
Todo efímero, todo utópico, todo bulto.
Seres insignificantes se creen mundo.

Pasados en los que la cultura residía en la clase;
Hoy en día esa cultura está en la base.
El ejemplo del de arriba es el desmadre,
Y el observador de abajo es indomable.

No nos dejemos engañar señores,

Que en la cúspide poca importancia recibe el pobre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario